Luis Carlos Aceves Gutiérrez

Inicio Publicaciones/Conferencias Proyectos Intereses profesionales Intereses personales Ligas interesantes

Google Chrome, ¿el navegador esperado?
Publicado en columna semanal Peer to Peer, El Norte, sección Interfase, 22 de Septiembre de 2008

A principios de 2008, en mi participación en esta columna publiqué "Despedidas, consolidaciones y nuevos enfrentamientos". En ella reseñaba algunas situaciones que se esperaba que ocurrieran en este año en la industria de internet y la web.

Pues bien, uno de estos momentos ha llegado. Específicamente, el 3 de septiembre Google lanzó la versión beta de su navegador, hasta ahora conocido con el nombre de Chrome.

A diferencia del resto de los navegadores, Chrome no sigue ciertos estándares visuales a los que estamos acostumbrados. Por ejemplo, los botones para refrescar una página o agregar a favoritos están ubicados en diferentes espacios de la interfaz; además, no existe un menú principal visible.

Más allá de la apariencia de la interfaz hay otras características técnicas que son parte de Chrome.

La tecnología con la que está desarrollado es código abierto. Particularmente toma como base parte de la arquitectura WebKit de Apple, la misma en la que se basa su navegador Safari y el sistema operativo del iPhone.

En cuanto a funcionalidad, Chrome tiene algunos elementos ya explotados por otros navegadores, por ejemplo el uso de pestañas. Sin embargo, a diferencia de los otros, Chrome realiza multiprocesamiento, donde cada pestaña ejecuta operaciones en forma independiente. Esto hace que la operación o carga de una página en una pestaña no afecte a otras.

Chrome maneja el modo incógnito, con el cual se puede navegar sin dejar registros en el historial o en el caché de descargas. En relación a esto, el navegador no maneja una ventana de diálogo para mostrar el avance en las descargas. Si recuerda, en otros navegadores, esta ventana no se puede minimizar hasta concluir la descarga.

Otra característica es la barra de direcciones, conocida como Omnibox. Esta barra permite autocompletar la dirección de internet mientras se está tecleando. Este proceso en realidad hace búsquedas en la Red trayendo los URLs que tienen más popularidad.

Al igual que el Internet Explorer, Chrome ha integrado servicios como GMail o Google Talk dentro de la interfaz, esto con la idea de que el usuario tenga acceso a toda la plataforma Google desde un solo punto de acceso.

En cuanto a velocidad, al menos en algunas páginas que yo probé, el tiempo de carga fue superior a lo acostumbrado. Esta es una característica que Google promueve fuertemente en el sitio de descarga de Chrome.

Obviamente, al tratarse de una versión beta, aún se pueden presentar fallas. De hecho, al descargar el navegador, el usuario tiene la posibilidad de registrarse y participar como usuario beta reportando fallas.

A Chrome aún le falta el desarrollo de algunos componentes o plug-ins, por lo que es probable que algunas páginas visitadas no se desplieguen correctamente. Por ejemplo, algunos anuncios interactivos no se pueden ver.

Es claro que pasarán aún algunos meses antes de tener la primera versión de Chrome oficialmente liberada. En este tiempo será interesante observar las reacciones de Microsoft, Mozilla y Apple. Más interesante aún será ver a mediano plazo cómo se reconfigura la participación de mercado en la industria de los navegadores.


Regresar a ver más publicaciones

ã D. R. Luis Carlos Aceves Gutiérrez | Consultoría en Usabilidad de la Web (Web Usability) y Mercadotecnia Electrónica (e-marketing) | + 52 81 82151435 | admin@luiscarlosaceves.com