Luis Carlos Aceves Gutiérrez

Inicio Publicaciones/Conferencias Proyectos Intereses profesionales Intereses personales Ligas interesantes

¿Ya realizó su declaración de impuestos en línea?
Publicado en columna semanal Peer to Peer, El Norte, sección Interfase, 21 de Abril de 2008

Desde hace algunos años el Servicio de Administración Tributaria (SAT) comenzó a modernizarse al incorporar tecnología de información para agilizar ciertos trámites y servicios.

Seguramente usted se habrá dado cuenta que en los últimos años esta transformación se ha reflejado en el proceso para realizar nuestra declaración de impuestos. Específicamente, hemos pasado de hacer una declaración en papel a una totalmente electrónica, de una firma tradicional a una digital, de la dependencia de alguien con conocimientos de contabilidad a la dependencia de un software, entre otras cosas.

Resulta plausible ver que, poco a poco, en México vamos entrando en la dinámica que otros países tienen desde hace años. En la actualidad, una entidad gubernamental debe contar con la capacidad para ofertar trámites y servicios en línea a sus ciudadanos, facilitando y agilizando los procesos.

Sin embargo, a pesar de muchos de estos avances el proceso de declarar impuestos aún resulta una labor tortuosa y complicada. Paso a explicarle algunas experiencias ajenas y propias relativas al tema.

Mi esposa sacó hace un año su Firma Electrónica (FIEL, antes FEA). Si usted ya lo hizo sabrá que esta firma se compone de algunos archivos. En este año, ella cambió de equipo de cómputo y perdió estos archivos. El resultado: tuvo que revocar (ese es el nombre oficial) la firma, es decir inhabilitarla, y acudir a una oficina del SAT para volverla a activar. Tiempo invertido, aproximadamente 3 horas.

Cierto amigo trató de instalar el programa DeclaraSAT para hacer su declaración de impuestos. Lamentablemente, este amigo cuenta con un equipo de cómputo relativamente obsoleto: procesador Pentium II, 128 MB de RAM, 1 GB de disco duro. El resultado: nunca pudo instalar la aplicación. Hizo otro intento utilizando la versión en línea, la cual requiere de instalar componentes Java para poder funcionar. Nuevo resultado: ciertos programas que tenía instalados que también utilizaban Java hoy no funcionan, tampoco pudo instalar DeclaraSAT dado que tuvo conflictos de versiones. Tiempo invertido 2 días, más lo que se acumule.

Otro amigo que cuenta con una computadora muy nueva, pero iMac de Apple, tampoco pudo instalar. ¿Cuál fue la razón? Simple y sencillamente que DeclaraSAT sólo funciona para PCs.

Un alumno de posgrado me comentó hace algunas semanas que generalmente todos los años él acudía con alguna persona con conocimientos contables para que lo apoyara en el proceso. El alumno en cuestión me dijo que este año esperaba hacer la declaración solo, pues no tenía nada para hacer ajustes o deducciones. Precisamente ayer, me platicó que no pudo hacerlo ya que encontró terminología y pasos que no le ayudaron a concluir el proceso. Resultado: buscará de nuevo a alguien con conocimientos contables para ayudarlo a pesar de no tener prácticamente nada para capturar.

Un colega de trabajo no contaba con la FIEL. El SAT ha establecido para este año que el uso de la FIEL es obligatorio sólo si el contribuyente tendrá alguna devolución mayor a 10 mil pesos. Si éste no es el caso, la declaración se puede presentar utilizando el CIEC (por cierto, no sé qué quiere decir). Para efectos prácticos, CIEC es una contraseña similar a la que probablemente usted maneja en su correo electrónico. Pues bien, el colega decidió ver primero si realmente tendría una devolución mayor a 10 mil pesos. Una vez que comprobó que sí tendría una devolución mayor al monto mencionado decidió hacer una cita por internet para obtener su FIEL. ¡Sorpresa! No hay citas por internet para hacer este trámite. Es decir, usted debe llegar a una oficina del SAT, pedir un turno y esperar. Como podrá imaginarse, tratar de obtener la FIEL en estos días es una inversión de al menos media mañana.

En mi caso, ya hice mi declaración, a pesar de ser menos de 10 pantallas invertí aproximadamente una hora efectiva, esto sin contar que leí una guía de cerca de 50 páginas.

En esta columna ya hemos hablado de usabilidad y experiencia del usuario en múltiples ocasiones. Le puedo garantizar que DeclaraSAT tiene muchas áreas de oportunidad en ambos rubros.

No es posible que tenga que imprimirse un manual de 50 páginas para manejar un sistema que en realidad lo único que hace es capturar información. De igual forma, no se puede obligar al usuario a contar con cierta plataforma computacional para hacer uso de DeclaraSAT. Peor aún, ¿por qué debo invertir 4 horas de tiempo para obtener los dos archivos que corresponden a la FIEL?, ¿qué problema hay en hacer una cita por internet?

En esta misma columna también hemos hablado del Lenguaje Ciudadano. Este excelente proyecto para hacer que cualquier ciudadano comprenda lo que el gobierno quiere comunicar, definitivamente no está aplicado en DeclaraSAT.

¿Cómo le ha ido a usted?, ¿ya hizo su declaración?, ¿cuál ha sido su experiencia? No lo olvide, el 30 de abril es el último día.

Esperemos que el próximo año este proceso sea más sencillo y que verdaderamente esté centrado en el ciudadano.


Regresar a ver más publicaciones

ã D. R. Luis Carlos Aceves Gutiérrez | Consultoría en Usabilidad de la Web (Web Usability) y Mercadotecnia Electrónica (e-marketing) | + 52 81 82151435 | admin@luiscarlosaceves.com